Luis Rosales o la libertad encendida, por Armando Pego en Revista Centinela

11 Ene 2022

Comparte y ayúdanos a seguir creciendo:

La memoria del poeta granadino Luis Rosales (1910-1992), una de las figuras más destacadas de la denominada generación del 36, sigue tapada por dos losas que, pesadas y silenciosas, fueron esculpidas por un común denominador: su amistad con Federico García Lorca y Leopoldo Panero. En gran medida las casas de la Huerta de San Vicente (Granada) y la de Castrillo de las Piedras (León) han marcado tanto o más que las suyas de Cercedilla o de la calle Altamirano, donde escribió tanta de su poesía más honda y perdurable, el lugar de Rosales en la historia de la poesía española contemporánea.Siempre le asedió la nube asfixiante que condensaron las circunstancias de la trágica muerte del autor de Poeta en Nueva York.

Durante la emisión del programa de La Clave en junio de 1980 se pudo notar la contenida y abrumada emoción con que Rosales relataba aquellos días del verano del 36. Seguían sus palabras en un silencio expectante sus contertulios, entre los que se encontraban el historiador Ian Gibson o César Martínez Torres, gobernador civil de Granada al estallar la Guerra Civil. En un determinado momento, entre murmullos generales de asentimiento, con el índice por un instante contraído, antes de llevárselo al labio, Rosales contestó a una pregunta de José Luis Balbín: “La gloria da más enemigos que amigos; en el caso de Federico y en el caso de cualquier otro. […] La gloria da admiradores, da conocimientos, pero amigos, amigos, la gloria da pocos amigos…, pero da innumerables enemigos”.

Publicado en Revista Centinela el 7/1/2022

Artículo completo

Comparte y ayúdanos a seguir creciendo:
Frontera Ediciones

Frontera Ediciones

Frontera Ediciones es una iniciativa de la Asociación Cultura e Ideas, una organización sin ánimo de lucro promovida para enriquecer el debate político y cultural. Su catálogo persigue ser una propuesta intelectual y estética sugerente para el lector del siglo XXI.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *